Premio Javier Tomeo 2018 - Categoría Juvenil - Ganador


ÁFRICA - Javier Navarro-Soto Egea. 


África temblaba como nunca antes lo había hecho. Las manos entumecidas, el rostro surcado por las lágrimas, la boca entreabierta tratando de balbucear algunas palabras de auxilio...

Todo en ella era un grito de terror, una llamada desesperada.

Y, sin embargo, nadie se dignaba a ayudarla.

No era la primera vez que ocurría algo parecido. Llevaba siendo así desde hacía tanto, tantísimo tiempo que ni siquiera era capaz de recordar cómo había comenzado.

No recordaba nada, en realidad.

Había dejado su mente en blanco.

Únicamente se centraba en su pulso acelerado, su respiración agitada, la ansiedad recorriéndole las venas hasta impregnar su interior de aquella angustia que tan poco soportaba.

Y ahora...

Todo temblaba.

El humo teñía el cielo de un gris sobrecogedor. Un gris que anunciaba la llegada del fin, que transformaba el sueño en pesadilla y la pesadilla en realidad. Había algo que le aterraba. Algo de verdad. De ignorancia, de «mejor nos damos la vuelta, que así no vemos nada», de la injusticia alzándose como la bandera.

Pero África no podía hacer nada.

Tan solo sollozar, agazapada en un rincón, y rezar para que terminara lo antes posible.

La décima bomba cayó sobre el continente.

Y África tembló de nuevo.






Comentarios